Laguna Yal-ku en la penísnsula de Yucatán

Laguna YalkuLa Laguna Yal-ku es uno de esos lugares que aun existen en este planeta escondidos y guardados celosamente por seres humanos sensibles y conscientes de la responsabilidad de conservar nuestro entorno inalterado.

Aunque parezca casi imposible encontrarse con zonas en la Tierra donde el ser humano no ha pisado antes o casi ningún explorador o viajero ha llegado jamás, este lugar que presentamos es uno de estos paraísos que podrían decirse casi vírgenes en nuestro planeta, situado en el Caribe Mexicano, las Costas Orientales de la Península de Yucatán, estado de Quintana Roo, México.

Como parte de este viaje deseamos compartir con usted la serenidad que inspira este bellísimo lugar, recomendando este emplazamiento a todos los viajeros y en especial a los amantes del mundo marino.

Aquí está la impresionante laguna formada de agua salada y dulce que se unen en intima armonía, y donde con tan solo un equipo de snorquel y el deseo de participar en una aventura única, encontraremos un mundo silencioso, repleto de vida y color, al ritmo del movimiento de las olas del mar, bajo la caricia de los rayos de este espléndido sol tropical.

Sin duda Yal-ku es un lugar que merece la pena conocer ya que su magia y entorno nos cautivará los cinco sentidos durante nuestra estancia en este paraíso.

Conociendo el estado de Yucatán

En el estado de Yucatán disfrutaremos también de representaciones culturales, y continuamente el pueblo yucateco participa en la conservación de sus tradiciones y la transmisión de las mismas al resto del mundo.

La belleza majestuosa de sus construcciones prehispánicas, su música, sus bailes, su gastronomía, sus grandes escritores y poetas, todos ocupan un lugar primordial en el ambiente cultural de México. Todo lo que es tocado por la tradición del antiguo pueblo maya queda cargado con su magia ancestral.

El misterio de esta magia centenaria se presenta de maneras distintas ante nosotros, en el bordado de un hipil, en el vaivén de una hamaca, en la tranquila caminata vespertina por la plaza, en el trajín de los mercados al amanecer, en el sabor de la comida, en las leyendas.

Nativo o no, quien ha disfrutado de lo que Yucatán puede ofrecer, sin duda ha quedado bajo el hechizo de su magia.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *