Recorrido turístico por Liébana

Valle del LíebanaVamos a realizar un recorrido turístico por el viejo vovadonga, en Liébana, vecina de la localidad de Piasca y guardesa de la iglesia del mismo nombre. Un valle en el que disfrutar de la naturaleza, gastronomía y de una forma de vida más que natural.

Su capital es Potes, un hermoso pueblecito tan bien conservado que es protegido como Conjunto Histórico Monumental.

Un lugar con un grupo reducido de casas, con sus vecinos viviendo en armonía, el panadero en su furgoneta que acerca el pan, fuegos de leño en las casas, en este lugar, todo vuelve a su estado natural.

Liébana es siempre una excepción. Las altas montañas que rodean el valle favorecen la existencia de un microclima benévolo, con veranos calurosos e inviernos suaves.

Una vez en el valle, lo primero es buscar alojamiento en cualquiera de los cuatro municipios que componen la comarca: Camaleño, Vega, Cabezón de Liébana, y Cillorigo.

Turismo Rural en Liébana

La oferta es amplia ya que Liébana es un lugar tradicional para el turismo rural, siendo uno de sus atractivos importantes el carácter auténtico que han sabido conservar sus núcleos de población. No hay que indagar mucho para encontrar hermosos alojamientos para todos los gustos. Casitas pequeñas con marcado sabor rural como por ejemplo la Posada de Frama, o el Hotel Haras-Aritza en el municipio de Cillorigo. Y establecimientos más grandes, pero no por eso menos encantadores, como es el caso del Hotel del Oso.

Una vez instalados, nos vamos de visita por la comarca. Para hacernos una idea del paisaje que nos rodea, lo mejor es comenzar por el municipio de Camaleño, en cuyo extremo superior se encuentra la estación de montaña de Fuente Dé. Las vistas desde lo alto del mirador son impresionantes. Esta es una visita obligada para cualquiera que quiera sentir de cerca la grandiosidad de los Picos de Europa.

Otro de los encantos de Liébana son los pueblecitos en los que se conserva la tradición y la arquitectura popular de la zona. Hay muchos. Todos ellos rodeados de paisajes de ensueño. Unos de los más visitados son Dobres y Cucayo, en el valle de Vega de Liébana, protegidos como Conjunto Histórico Rural. Desde estos pueblos las vistas son más que impresionantes. Para algunos, las más bonitas de todo Liébana. Pero hay muchas más aldeas o pueblos de visita recomendable: Pido, donde el panadero pasa todos los días, Luriezo o Castro-Cillorigo. En todos ellos es fácil encontrarse gente que vive de acuerdo a las viejas costumbres.

Imagen: GC

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *